FARO DE VIGO

Visado_Xavier_Costello

El diario Faro de Vigo, en el suplemento Visado de su edición del 12 de agosto, recoge una amplia entrevista sobre el libro Elvis Costello. El hombre que pudo reinar a cargo de Rafa López.

Esta es su texto:

Entrevista Xavier Valiño

“La obra musical de Elvis Costello es inabarcable”

El periodista de Cospeito comenta con VISADO su último libro, una biografía del poliédrico músico inglés titulada “El hombre que pudo reinar”. La historia de un cantante y compositor polémico, genial, arriesgado e inclasificable  

RAFA LÓPEZ  

Que la mayoría de la gente le conozca solo por “She”, la balada de Charles Aznavour de 1974 que versionó un cuarto de siglo después para la comedia romántica “Notting Hill”, es solo una de las numerosas paradojas en la vida de Elvis Costello. Por esto y otras cosas, Xavier Valiño (Cospeito, Lugo, 1965) ha titulado su biografía “El hombre que pudo reinar” (editorial 66 rpm). El libro coincide en las librerías con “Música infiel y tinta invisible”, las memorias del propio músico inglés, escritas también sin seguir un orden cronológico. Bucear en la inmensa obra del señor Declan Patrick MacManus es un empeño reservado solo a valientes, así que la primera pregunta es obligada:

 

-¿Por qué un libro sobre Elvis Costello?

– En su día, a raíz del éxito de El gran circo del rock. Anécdotas, curiosidades y falsos mitos (2005, T&B), la editorial me pidió otro libro. Como en aquel momento por mi trabajo no tenía tiempo material, se acabó publicando Retratos Pop (2007, T&B), una recopilación de entrevistas hechas previamente. Pero ya se me pasó por la cabeza un libro sobre Elvis Costello. En la presentación del libro Political World. Rebeldía desde las guitarras (66 rpm, 2005) en Barcelona, el editor me preguntó si me apetecería escribir un libro sobre él. Curioso que la idea volviese desde el otro lado ahora. Es cierto que que nunca me había atraído escribir una biografía al uso. Sin embargo, Costello reunía todos los elementos para una posible excepción: una vida llena de contradicciones, el inglés que acaba siendo acogido en los EE.UU. como un símbolo propio, el músico que toca muchos palos e intenta asumir riesgos, el tipo que intenta sabotear conscientemente su éxito, el músico con antecedentes familiares y que colabora con todo el mundo… Además, coincidía con su gira española, así que ya no tuve ninguna duda.

 

-Cuando lo escribiste, ¿habías leído antes las memorias de Elvis Costello, que en España han salido a la vez que tu libro? Hay anécdotas coincidentes, como la queja de Bob Dylan sobre “Get on your boots”, de U2.

          – Sí, lo había leído, como todas las biografías que pude, y así aparece acreditado. En aquel momento pensamos que nadie lo editaría en España.  Por suerte, aunque coinciden en su edición, son bastante distintos. Él utiliza una estructura dispersa, con saltos temporales continuos, y para entenderlo a veces hay que conocer hechos que da por supuestos. El mío tiene una estructura de vinilo con dos caras y diez canciones-capítulos que me sirve para repasar toda su trayectoria pero sin seguir un orden cronológico, donde creo que se recoge todo explicado desde cero para quien no lo conozca y con muchísimos datos desconocidos para quien esté muy versado en su vida y su obra.

 

-En el Atlantic Fest pronunciaste una conferencia titulada “Elvis Costello, puente colgante sobre el Atlántico”. ¿En qué sentido es puente Elvis Costello?

– Sus padres estaban relacionados con el mundo de la música y desde pequeño escuchó todo tipo de estilos en su casa, de músicos tanto británicos como norteamericanos. Empezó siendo un músico británico con especial relevancia en Europa y ha acabado sumergido en las raíces norteamericanas, viviendo en Canadá y con más reconocimiento ahora en Norteamérica que en su primera etapa. Sus colaboradores son de ambos continentes, desde su primer disco hasta el último. Es quizás quien mejor ha entendido y asimilado las raíces de la música norteamericana habiendo crecido en Liverpool y Londres.

 

-¿Crees que Elvis Costello, tras aprender a leer y escribir música, pudo haber perdido el impulso instintivo para las melodías que tenía como compositor de oído?

– Digamos que su música cambió y sus intereses, que ya venían siendo otros desde un par de años antes, también. Sin embargo, una parte de sus últimas grabaciones siguen mostrando un instinto primario al hacer música. Las melodías también siguen estando ahí, aunque ahora, en tiempos de descargas digitales e Internet, es más difícil que tengan la misma relevancia. Aun así, debemos tener en cuenta que es ahora cuando ha conseguido mayor influencia y nombre en los EE.UU.

 

-¿Le ha influido musicalmente su matrimonio con Diana Krall?

– Creo que no, salvo que ahora toca algo más el piano. Las raíces norteamericanas en su música las tenía ya desde principios de los 70: había grabado con músicos de jazz, de blues, de soul, de música clásica, con una mezzo-soprano… Si acaso, la influencia es más personal que musical en North, un disco en el que sus letras hablan de cómo se estaba enamorando de ella.

 

-¿Qué opinión tienes del último álbum de Elvis Costello?

          – Si algo he descubierto al escribir el libro, es que sabía poco de su vida, al contrario de lo que suponía, y que su obra musical es inabarcable: 1082 interpretadas en directo, 470 canciones compuestas, 66 inéditas,  221 versiones de otros artistas, 328 versiones en directo que nunca ha editado, 65 escritas para otros… Por eso también lo de cuál es su último disco es complicado. A su nombre y en estudio, National Ransom (2010) es otro disco de raíces norteamericanas no del todo logrado. En directo, The Return of the Spectacular Spinning Songbook (2012) me parece un muy buen álbum en directo suyo. En colaboración, Wise up Ghost (2013) con The Roots, es un intento parcialmente conseguido de mezclar pop y hip-hop. Como parte de la banda The New Basement Tapes, Lost on the River (2014) sí reluce al poner música a textos inéditos de Bob Dylan. Y hay también un DVD que bien se podía considerar su último disco. O el recopilatorio Unfaithful Music and Soundtrack Album (2015), con temas inéditos. En fin, una obra inagotable y exigente.

 

-¿Qué discos consideras los mejores de Elvis Costello?

– El canon clásico son sus cinco primeros álbumes, entre 1977 y 1981. Luego hay hitos aislados como Imperial Bedroom, King of America, Blood & Chocolate, The Delivery Man… Podría citar casi todos, ya que siempre tienen unas cuantas buenas canciones.

 

-¿Y un álbum injustamente infravalorado de Costello?

– Ninguno ha sido juzgado unánimamente mal, salvo quizás Goodbye Cruel World. Sí es cierto que sus últimos discos no han tenido la misma repercusión que en sus primeros tiempos, una vez pasada la novedad y el excelente nivel creativo, y por eso rescataría alguno más reciente como Momofuku. Eso sin hablar de sus excelentes discos compartidos con Burt Bacharach o Allen Toussaint o alguna grabación en directo, como la que hizo a dúo con su teclista Steve Nieve“.

Aquí el pdf

Aquí se puede consultar online:

http://www.farodevigo.es/suscriptor/visado/2016/08/12/obra-musical-elvis-costello-inabarcable/1514090.html

Logo_Faro-de-Vigo-310x155

Anuncios